Buscar:

¿Mal de altura o consolidación de máximos? Las bolsas


La naranja bursátil todavía tiene jugo. Esa es la percepción que impera en diez de las principales firmas de análisis después de una semana en la que el Dow Jones ha pulverizado sus máximos históricos y en la que otros índices como el S&P 500 y el Dax se encuentran a un paso de hacerlo. A pie de parqué, los síntomas que apuntan a que lo peor de la crisis ha pasado van cobrando forma. Sin embargo, la realidad del día a día es bien distinta. Los datos macro dan una de cal y otra de arena, los focos de inestabilidad política a ambos lados del Atlántico siguen latentes y la respuesta de los bancos centrales y sus políticas de estímulo están más que nunca bajo la lupa. Y en medio de todo ello, los mercados viven al amparo de un frágil equilibrio mientras juegan en zonas de máximos ante la expectación de unos y el temor de otros a que todo sea flor de un día.

Tras la corriente alcista de los últimos meses, ¿sigue habiendo potencial alcista? La práctica totalidad de los expertos piensa que sí. “No deja de sorprender la rapidez con la que se han recuperado los niveles previos a la crisis y, desde ahí, se han alcanzado los máximos históricos. Podemos verlo como una precipitación sin fundamento, pero las bolsas demuestran que hay dos velocidades en el mundo. Si han marcado máximos en una época de turbulencias en el mercado de deuda y con la macro en contra, hay que reconocerles su mérito”, apunta Alberto Roldán, director de inversiones de Lloyds.

Hay potencial porque, al final, el mercado es soberano y lo que vale es que se siguen perforando máximos a pesar de la incredulidad. Si mañana baja no tiene por qué haber una relación causa-efecto con algo concreto, por lo que sería peligroso buscar necesariamente una razón a los niveles actuales”, señala Miguel Pareja de Bolsa 3. Misma opinión, con una llamada a la cautela, es la que mantiene el analista de Citi, José Luís Martínez, que considera que “sí hay margen para más subidas, aunque bien merece la pena mantener una actitud neutral en el corto plazo. En buena parte se han descontado ya todas las noticias positivas, por lo que se plantean más riesgos que rentabilidad en el corto plazo. Ahora es recomendable estar en EEUU (mira hacia el futuro con menos dudas), Asia o emergentes y en Europa sólo en algunos valores”.

A la hora de buscar una explicación a estos repuntes, Daniel Álvarez, estratega de mercados de XTB, apunta a los bancos centrales como principales responsables de esta corriente alcista. “Inundan el mercado de liquidez y causan un efecto similar al de las drogas, en el que la percepción de la realidad económica está alterada. En este escenario, mientras se mantenga una política monetaria laxa, no hay motivos para pensar que el corto va a llegar, si bien, nosotros no recomendaríamos entrar en los niveles actuales”.

María Muñoz, asesora financiera de Inversis Banco, aprecia signos que podrían abrir un momento alcista histórico en los índices bursátiles. Esta opinión está sustentada por varios puntos: «los bancos centrales no van a dejar de inyectar liquidez mientras el NO-riesgo no paga. La deuda soberana ha llegado a ofrecer intereses negativos y la corporativa respaldada por buenos ratings se deshincha ante la mejora de los balances de muchas empresas». Muñoz apela al índice Fear&Greed, que mide cuánta avaricia o miedo hay en el mercado, y que se encuentra en un nivel positivo de 74 sobre 100 puntos (indicador de un riesgo de corrección bajista).

Por su parte, Soledad Pellón de IG Markets apuesta por una consolidación de estos máximos, si bien considera que más que mirar al Dow Jones habría que hacerlo al S&P 500 al ser un reflejo de un abanico más amplio del tejido empresarial estadounidense. En el caso de este indicador, sus máximos de octubre de 2007 se sitúan a apenas veinte puntos básicos de ESTO HAY QUE ACTUALIZARLO CON LA COTIZACIÓN DE HOY su cotización actual. “El Dax es reflejo de una economía que ha sabido capear bien la crisis, aunque es innegable que la cotización no se está viendo apoyada por la realidad de los datos macro en su conjunto”.

¿Los mercados menosprecian los riesgos políticos y económicos latentes?

Hace apenas una semana, la resaca de los comicios italianos abría un escenario de difícil digestión para los mercados. Con el país transalpino en una situación ingobernable, abocado prácticamente a unas nuevas elecciones las dudas volvía a aflorar a pie de parqué. Unos días después fue el turno para Estados Unidos y su secuestro presupuestario y todo ello al calor de los rumores de que la Reserva Federal podría plantearse cerrar el grifo de sus planes de estímulo (QE3). A pesar de las implicaciones de estos frentes, la realidad es que el impacto que han tenido en las bolsas apenas se ha dejado notar en unos mercados inmersos en una tendencia alcista que no atiende a razones.

Daniel Lacalle, gestor del fondo de inversión Ecofin, aprecia equivalencias entre el momento actual y los compases previos a la crisis. «Se llama a gritos a la gente para que invierta en renta variable como única manera de reencontrarse con altas rentabilidades, sin embargo los datos macro están muy cocinados y de eso no hay una sola advertencia». De esas referencias económicas, Lacalle destaca una por encima del resto: el dato de consumo. «Si se quiere ser alcista ese es el fundamental que hay que mirar, la prueba del algodón, porque es el reflejo de que la economía y las empresas retail vuelven a carburar».

Desde Renta 4, Nuria Álvarez, considera que «sin una solución clara en Italia, EEUU y con la duda de cuál será el crecimiento de las economías europeas durante este año, los registros actuales en los mercados no cuadran con un escenario de máximos históricos, por lo que es innegable el exceso de complacencia». En distinta línea, Nicolás López, director de análisis de MG Valores, cree que no se están menospreciando riesgos ya que «siempre hay incertidumbre en los mercados y ahora mismo lo que parece claro es que la sensación de recuperación parece muy frágil, a pesar de que no hay motivo alguno que invite a suponer que todo se puede venir abajo».

¿Volverá a crecer el Ibex al ritmo de Dow Jones o Dax?

A la vista del retorno absoluto que acumula el Ibex desde 2007 (gráfico 3), se aprecia una trayectoria paralela con el Dow Jones y el Daw, e incluso superior en algunos momentos, hasta mediados de 2010. Desde entonces, la brecha que se ha abierto entre ambos índices no ha dejado de crecer hasta situarse hoy en los 65 puntos básicos. A pesar de que el Ibex 35 es, junto con el Nikkei, el índice bursátil que mayor crecimiento experimenta desde el pasado 25 de julio, momento en que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, salió al rescate del euro con su ya mítico «y será suficiente», su excesiva bancarización sigue siendo el principal lastre que aprecian los expertos a la hora de compararlo con otros mercados.

«La brecha latente entre el selectivo español y el Dax o el Dow es un reflejo del ciclo país y de las últimas turbulencias que ha vivido el sector financiero, especialmente castigado en toda la crisis del euro. Si a estos índices les sumas los dividendos de las compañías, la diferencia no es tan abultada. No hay que olvidar que en EEUU el dividendo es mucho menos generoso que aquí», apuntan desde Bolsa 3. Por su parte, Miguel Paz, analista de Unicorp, cree que «el Ibex debería situarse a un ratio de 1,4 veces el Dax, si bien eso sólo es planteable en el largo plazo a cuatro o cinco años vista».

Desde XTB también apuntan al largo plazo para ver un acercamiento entre el retorno del Ibex y el Dax. «No hay nada que hacer mientras España esté hipotecada por su deuda, que condiciona cualquier mapa de política económica. Somos esclavos de la renta fija y sólo hay futuro si las diferencias en las rentabilidades que pagamos respecto a Alemania se reducen». En este sentido, Daniel Lacalle no comparte esta percepción y cree que «es absurdo hablar de acercamientos mientras en el Ibex esté el 50% de la deuda privada del país y las empresas sigan siendo dependientes de una política deflacionaria«.

http://www.elconfidencial.com/mercados/2013/03/09/mal-de-altura-o-consolidacion-de-maximos-las-bolsas–9109

Artículos relacionados

Sin comentarios

RSS de los comentarios. TrackBack URI

Deja un comentario

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>