Buscar:

‘Juego de tronos’ en la bolsa: cinco compañías suben a los altares y cinco caen en desgracia


Tan sólo han pasado cinco años y, sin embargo, todo lo anterior a 2008 parece una película en blanco y negro. La crisis ha puesto el mundo patas arriba y compañías que antes eran poco líquidas y con baja capitalización se han visto elevadas a los altares de la bolsa, mientras que valores sólidos, que nunca podían fallar, han caído en desgracia.

Las grandes vencedoras de la crisis

1. Jazztel
Es el proveedor de servicios de internet que más ha crecido en los últimos años -triplica su cuota de mercado desde 2007-. La instalación de su propia infraestructura, así como la compra de activos estratégicos, le ha permitido optimizar su situación financiera, dejando atrás las pérdidas y los fondos propios negativos. Su beneficio bruto de explotación (ebitda) ha experimentado una mejora importante año tras año y su deuda se ha reducido a la mitad.
«Era una compañía en pérdidas y con elevado endeudamiento que hacía peligrar su viabilidad», explica Nicolás López, director de análisis de MG Valores. «La clave fue la reestructuración de la deuda que implicó convertir a los bonistas en accionistas, dando tiempo a que el crecimiento en el número de clientes les permitiera abandonar los números rojos».
Así, desde 2008, cuando sus acciones valían poco más de 1 euro en bolsa, se ha disparado más de un 380%, hasta los 5,8 euros en los que cerró el viernes, con na capitalización de 1.450 millones. Pero todavía tiene recorrido, al menos así lo creen el 72% de los analistas de Bloomberg, que recomiendan comprar.

2. Viscofan

Líder en el suministro de envoltura para productos cárnicos, ha experimentado un fuerte crecimiento inorgánico gracias a la adquisición de compañías clave en su actividad, diversificando su cartera geográficamente, lo que se ha traducido en un patrimonio sólido y saneado.

Opera con márgenes amplios, tiene un crecimiento continuado y estable en el tiempo y ha mantenido su situación financiera controlada minimizando sus riesgos. «Es una compañía defensiva, con exposición a sector alimentación internacional, que ha tenido una gran éxito creciendo en EEUU», explica López. Sus acciones se venden a 39,685 euros y capitaliza 1.850 millones en el Mercado Continuo.

3. Grifols

No tiene ni siete años de historia bursátil y se ha convertido en una de las apuestas más sólidas del Ibex 35. Con una capitalización de casi 6.000 millones de euros, la expansión internacional y la creación y adquisición de nuevos centros y compañías han llevado a Grifols a maximizar sus posibilidades en el negocio de hemoderivados, situándose como el segundo productor mundial en su sector.

«Tiene un interesante plan de inversión para aumentar su capacidad», asegura Natalia Aguirre desde Renta 4. «Además, la compra de Talecris le permitió ser la segunda del mercado mundial», explica.

Ha sido una de las empresas que mejor ha sabido gestionar la crisis, sin asumir un endeudamiento elevado, diversificando en mercados poco afectados económicamente, y eso se ha reflejado en su cotización. El año pasado, en plena tormenta bursátil, se revalorizó más del 100%, un 36% el año anterior, y aún así, el consenso del mercado está, sino en comprar, sí, al menos, en mantener.

4. CAF

Ha logrado un posicionamiento competitivo muy favorable a escala mundial gracias a su estrategia de internacionalización -más del 80% de sus ingresos proviene del exterior- y su fuerte apuesta por la innovación, que le ha llevado a la adjudicación de importantes concursos públicos y un nivel de pedidos estable. Ello le ha permitido entrar en el top ten de las firmas ferroviarias.

«Era una compañía muy conservadora sin vocación de crecimiento y con su actividad centrada en España», asegura López, de MG Valores. Pero «en los últimos años ha dado el salto al exterior y se ha beneficiado del despegue de los países emergentes donde ha centrado su actividad», explica. De hecho, su valor en bolsa ha superado los 1.000 millones de euros y sus acciones cotizan por encima de 305 euros.

5. Prosegur

Ha sabido adaptarse al nuevo entorno competitivo, abriendo su negocio al extranjero y considerando la innovación como un pilar básico para su crecimiento. «Es un caso de modelo de crecimiento vía adquisiciones de pequeñas compañías de seguridad por todo el mundo, que ha sabido llevar a cabo con éxito, particularmente en Latinomérica», asegura el experto. «Además de que ha sido un sector emergente en España, donde el gasto de los hogares en seguridad ha crecido notablemente».

Con una capitalización en bolsa superior a los 2.770 millones de euros y sus acciones en 4,5 euros, los beneficios de la compañía en los últimos años han crecido incluso a mayor ritmo que sus ventas, debido a su mejora en productividad, explican desde el mercado. Esta posición financiera le ha permitido abarcar el crecimiento marcado: desde 2007 han llevado a cabo importantes adquisiciones que han sabido integrar de manera eficaz.

Las empresas que han caído en desgracia:

1. FCC

El gigante de la construcción ha visto cómo su posición se iba deteriorando como consecuencia de la profunda crisis que atraviesa el sector. «De las constructoras españolas era la menos diversificada geográficamente y con mayor exposición al ladrillo, lo que explica que la crisis le ha afectado más que al resto», justifican desde MG Valores.

Así, a pesar de iniciar un fuerte proceso de internacionalización y la diversificación hacia otras áreas menos afectadas por la crisis, sus cifras financieras se siguen resintiendo y su elevada deuda genera incertidumbre.

Con todo, los inversores están pendientes de la presentación de su Plan Estratégico 2013-2015 el próximo 20 de marzo para decidir que dirección debe tomar la acción, que en estos momentos se cambia en 8,9 euros. El valor en bolsa de la compañía se ha desplomado hasta poco más de 1.100 millones de euros.

2. Gamesa

La facturación del grupo en los últimos años se ha ido reduciendo, mientras que sus costes han caminado en dirección contraria. Un cóctel explosivo para sus cuentas, que han arrojado pérdidas de 640 millones en 2012.

Y es que Gamesa ha sufrido el «fuerte deterioro del mercado eólico, muy dependiente de subvenciones y de la financiación ( cuando los bancos han cerrado el grifo), tras un periodo de fuerte expansión de la capacidad, que ha llevado a ésta a superar a la demanda mundial ampliamente», explica Aguirre de Renta 4.

Así, aunque se esfuerza por expandir su actividad y mantener el liderazgo, la volatilidad del sector dificulta bastante su tarea, pues la competitividad y los costes energéticos juegan en su contra. Tal es así, que los inversores han provocado que Gamesa haya caído más de un 40% durante tres años consecutivos.

3. Sacyr Vallehermoso

El pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha sido especialmente cruel con Sacyr Vallehermoso. Mientras que sus ingresos se han reducido en más de 2.000 millones de euros desde 2006, decisiones que a la larga han resultado poco acertadas, como su entrada en Repsol, han empañado las cuentas del grupo.

«Otro damnificado de la crisis inmobiliaria. Intentó protegerse con la compra de Repsol, pero la caída general de precios en la bolsa ha impedido que ejerza de contrapeso», explica Nicolás López.

A esto hay que añadir que, aunque está registrando un buen comportamiento de las divisiones más recurrentes -Tesca y Servicios- que mejoran el margen en el conjunto del grupo, aún existe presión de salida por parte de las entidades como NCG Banco», añade Aguirre.

Así, la fuerte corrección sufrida en estos años, cercana al 100%, está empezando a despertar el interés del mercado que, en un 52% recomienda comprar y le otorgan un potencial de subida del 40%.

4. Prisa

Ha pagado caro su elevado endeudamiento. Ha tenido que recurrir a reiteradas refinanciaciones y a emitir bonos convertibles para compensar su escasa generación de caja. Sus ingresos han seguido una tendencia decreciente y el deterioro de alguna de sus filiales audiovisuales ha lastrado sus resultados. Prisa se ha visto obligada a desinvertir en algunas de sus compañías líderes, con el fin de hacer frente al pago de su deuda y su capitalización ha quedado en los huesos: 148 millones. Sus acciones se venden a 0,22 euros.

Para Natalia Aguirre, «la adquisición de Digital Plus provocó un fuerte repunte (2.000 millones de euros) de la deuda, en unos niveles ya de por sí elevados. La crisis en España -muy grave en el sector publicitario- desde 2009 provocó un fuerte deterioro del resultado operativo, que obligó a la compañía a vender activos, dar entrada a nuevos accionistas y refinanciar la deuda en tres ocasiones». Y concluye: «La compañía debe seguir vendiendo activos y realizar ampliaciones para rebajar la deuda y pagar a los acreedores».

5. Metrovacesa

«Es el ejemplo clásico de burbuja inmobiliaria», afirma Nicolás López. «Crecimiento excesivo vía endeudamiento que lleva a la quiebra», asegura. No en vano, la actividad principal de la sociedad está muy ligada al sector inmobiliario, razón por la cual ha visto decrecer sus ingresos hasta acabar generando fuertes pérdidas trimestre tras trimestre.

Con un margen de maniobra ajustado y una situación financiera crítica, su exclusión de bolsa está en camino tras su aprobación por la junta de accionistas el pasado mes de enero. Así, Metrovacesa que llegó a superar los 50 euros en 2006 saldrá del parqué madrileño 60 años después, por la puerta de atrás y a 2,28 euros por acción.

http://www.elconfidencial.com/mercados/2013/03/09/juego-de-tronos-en-la-bolsa-cinco-companias-suben-a-los-altares-y-cinco-caen-en-desgracia-9119

 

Artículos relacionados

Sin comentarios

RSS de los comentarios. TrackBack URI

Deja un comentario

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>