Buscar:

Ence compró al consejero Pedro López Jiménez el 5,12% del capital incumpliendo el acuerdo sobre la autocartera


Gonzalo Garteiz

La empresa papelera y productora de energía, Ence, comunicó hace una semana el 7 de diciembre, que había adquirido a 1,97 euros por acción un paquete de 12,815 millones de acciones de la propia sociedad, el 5,12% del capital, al “accionista significativo” Fidalser, con un desembolso de 25,246 millones de euros.Lo que faltaba en la nota explicativa enviada a la CNMV es que Fidalser es una empresa controlada al 100% por el consejero de la sociedad, Pedro López Jiménez, el siempre fiel socio de Florentino Pérez con quien comparte consejo en ACS. Tampoco se añadía en la nota oficial que Pedro López Jiménez ya no podía ser consejero dominical de la compañía al haberse desprendido de toda su participación.

La creación de la autocartera mediante la compra de acciones fuera del mercado abierto es una práctica de mal gobierno corporativo, y se puede considerar pésima cuando se hace sin transparencia alguna teniendo como contraparte a un consejero. En el caso de Ence se produce además un incumplimiento del acuerdo sobre la autocartera que tomó el consejo tras aprobarse en la Junta de Accionistas celebrada el 24 de julio una autorización para seguir con la política de comprar acciones propias. Hay que recordar que en esa junta se aprobó una reducción de la abultadísima autocartera de la sociedad, mediante la amortización de 7,74 millones de títulos, y la entrega a los accionistas de otras 6,56 millones de acciones, a razón de una por cada 37 títulos poseídos.

El mismo día de la celebración de la Junta, el consejo de administración envió un hecho relevante a la CNMV en el que clarificaba cómo y por qué razón compraría las acciones propias. Anunció el inicio de un Programa de Recompra que duraría hasta el 30 de junio de 2013, un año de duración. Decía el consejo que “las acciones se comprarán de conformidad con las condiciones de precio y volumen establecidas en el artículo 5 del Reglamento CE 2273/2003, y en el Reglamento Interno de Conducta en los Mercados de Valores de la Sociedad.

El reglamento que recoge la directiva de la Unión Europea no hace otra cosa que regular las compras con la máxima transparencia, lo que no se ha producido en la operación de López Jiménez, y el reglamento de conducta de la propia sociedad informa de cómo la dirección financiera de Ence deberá proceder cuando estudie una operación financiera como la reseñada para evitar cualquier filtración que permita a alguien aprovecharse de la información confidencial. No se sabe las medidas tomadas, pero sí que la compra al consejero se hizo al precio más alto de la acción en nueve meses.

El programa de recompra señalado se anunciaba con la finalidad de retribuir al accionista mediante la posterior amortización de la autocartera y señalaba un tope del 5% del capital como máximo a adquirir. Doble incumplimiento si la compra de las acciones de López Jiménez se encuadrasen en este apartado, ya que el paquete supera el máximo y en el comunicado del pasado 7 de diciembre se afirma que “la sociedad mantendrá las acciones (adquiridas al consejero) como autocartera mientras el consejo de administración decide la mejor alternativa con el objetivo de maximizar la creación de valor para sus accionistas”. Se aprecia claramente que esta operación no encaja en una planificación como la descrita en el Programa de Recompra.

Sin embargo, el día de la Junta se anunció que el citado Programa coexistiría con “las operaciones de autocartera realizadas por la Sociedad que tienen como finalidad facilitar a los inversores la liquidez y profundidad adecuadas en la negociación de las acciones”. El consejo de Ence reconocía en septiembre a la CNMV que “no ha suscrito contratos de liquidez como los que regula la Comisión en la Circular 3/2007” si bien la empresa “está adoptando las medidas necesarias para que las condiciones relativas a la operativa de autocartera se ajusten a lo previsto en la citada circular y en el propio reglamento de conducta de la compañía”.

Toda esta operación rezuma oscurantismo y mal gobierno. Cuando un socio significativo quiere vender su paquete, lo que se hace habitualmente es buscar un comprador a través de un banco, pero López Jiménez (dos años y medio en el accionariado) ha encontrado ese banco en Ence, presidida por José Luis Arregui, quien controla el 22% del capital de la compañía, siendo los segundos accionistas, con el 20%, Alberto Cortina y Alberto Alcocer en comandita.

Hay algunas operaciones anteriores de López Jiménez que deben explicarse, especialmente la venta el 5 de octubre de más de 600.000 títulos fuera de mercado, porque quizás también fuera Ence la compradora, ya que la papelera energética suma ya el 7,5% del capital en autocartera. El accionista no tendría que esperar al informe de gestión de dentro de unos meses para que Ence motive las razones por las que ha comprado a López Jiménez su participación, no le ha pedido el cese inmediato, y ha incumplido los acuerdos sobre autocartera que el mismo consejo tomó hace seis meses.

http://www.lacelosia.com/ence-compro-al-consejero-pedro-lopez-jimenez-el-512-del-capital-incumpliendo-el-acuerdo-sobre-la-autocartera/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=ence-compro-al-consejero-pedro-lopez-jimenez-el-512-del-capital-incumpliendo-el-acuerdo-sobre-la-autocartera

Esta operación huele muy mal, no estaría mal que la CNMV investigara todo esto. Parece un nuevo caso de abuso de un Consejero y como siempre los perjudicados son los accionistas minoritarios.

Artículos relacionados

Sin comentarios

RSS de los comentarios. TrackBack URI

Deja un comentario

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>