Buscar:

Economía pide auxilio a la banca, BdE y CNMV para evitar el ‘credit crunch’ de las pymes


Entre sus numerosas preocupaciones, el ministro de Economía, Luis de Guindos, tiene una que le empieza a quitar el sueño: el estrangulamiento de la financiación a las pequeñas y medianas empresas. Por ese motivo, su departamento ha solicitado la ayuda urgente de la Asociación Española de Banca (AEB), Inverco, Bolsas y Mercados Españoles (BME), el Banco de España (BdE) y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para desarrollar en un tiempo breve una plataforma para que las pymes tengan acceso al crédito.

Fuentes próximas a estas instituciones han confirmado las reuniones con el equipo de Luis de Guindos para analizar todo tipo de alternativas que permitan a las empresas que conforman el 90% del tejido industrial español acceder a líneas de crédito en condiciones favorables. De esta manera, el ministro quiere desbloquear el cerrojo de la banca tradicional a la pequeña empresa, cuya morosidad empieza a agujerear al mismo tiempo el balance de los grupos financieros.

El objetivo de fondo es provocar un cambio radical en el esquema de financiación de las pymes. En España, el 80% del crédito que las pymes reciben para el funcionamiento de sus negocios proviene de la banca, mientras que el 20% lo consiguen a través de la bolsa o de financieras privadas no controladas por los grandes grupos bancarios. Un porcentaje que contrasta radicalmente con los que se registran en otros países.

Por ejemplo, en Alemania las empresas locales obtienen el 60% de sus necesidades de liquidez por vías ajenas a las entidades financieras habituales, mientras que en el Reino Unido la proporción es del 50%. Incluso Italia, que años atrás tenía un desequilibrio similar al de España, ha corregido esa situación y ha elevado hasta el 30% el porcentaje del dinero que las empresas no cotizadas consiguen por medios alternativos.

El mercado más desarrollado es el de Estados Unidos, donde la banca solo acapara el 20% de las líneas de financiación de la totalidad del sistema. El restante 80% llega a través de plataformas como las bolsas para pequeñas empresas, el capital riesgo o las financieras dedicadas al consumo y a los créditos personales. Son sociedades perfectamente reguladas por organismos públicos, por lo que se garantiza que las transacciones se hagan en condiciones seguras y transparentes.

Al tener esta alta proporción de financiación externa, cuando la banca sufre un problema grave de solvencia, la gran mayoría de las empresas puede seguir funcionando sin problemas, por lo que se evita un riesgo de credit crunch o falta total del crédito en el sistema. Una situación que en España están sufriendo un sinfín de pymes que han visto cómo entidades como Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Bankinter, Popular y Bankia, entre otras, han decidido no renovar líneas de liquidez.

El consejero delegado de una de estas entidades reconoció recientemente en un encuentro privado que “la situación de las pequeñas empresas es desastrosa”. Una aseveración que fue acompañada de un comentario en el que recordó que hasta mediados de septiembre se había producido un estrangulamiento brutal de la financiación a las compañías de tamaño medio. «Es la primera vez desde la crisis de Lehman que el sistema en su conjunto renuncia a dar crédito por falta de liquidez»,

Pagarés y MAB

Esta iniciativa es la continuidad al proyecto del mercado de pagarés lanzado por Luis de Guindos a finales de septiembre. Sin embargo, esa propuesta se ha comprobado insuficiente, sobre todo porque, si los inversores no compran deuda de empresas cotizadas de gran tamaño, se considera imposible que tomen riesgo sobre pymes totalmente desconocidas. Recientemente, Abengoa tuvo que retirar una emisión de bonos al 10% porque los inversores no le compraban los títulos. Por este motivo, el Gobierno también ha llamado a consulta a Axesor, la primera agencia española de calificación crediticia, un sello fundamental para que los gestores evalúen la solvencia de estas empresas.

Para atraer el potenciar interés de los inversores, Economía está analizando la posibilidad de conceder incentivos fiscales a los que compren deuda de pymes o les den financiación mediante créditos ajenos a la banca tradicional. Hasta ahora, la única plataforma oficial es el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), en el que ya cotizan 21 empresas, dependiente de Bolsas y Mercados Españoles. Una vía que se ha demostrado eficaz para el emisor, pero no tanto para el inversor, ya que tiene poca liquidez.

http://www.elconfidencial.com/economia/2012/11/06/economia-pide-auxilio-a-la-banca-bde-y-cnmv-para-evitar-el-credit-crunch-de-las-pymes-108670/

Nos parece muy buena idea que quiera que las empresas se financien mediante la bolsa, pero para eso pensamos que es necesario que la CNMV funcione bien y tenga credibilidad.

Esa será la única forma que los minoritarios volvamos a invertir nuestro dinero.

Sr. Ministro pongase las pilas y póngase a trabajar para que la CNMV recupere la credibilidad y los minoritarios volvamos a confiar en ella.

Artículos relacionados

Sin comentarios

RSS de los comentarios. TrackBack URI

Deja un comentario

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>