Buscar:

Archivo del mes: diciembre, 2012

Los inversores privados de NCG perderán todo su dinero


El FROB ha confirmado que la recapitalización de NCG Banco provocará que los accionistas actuales pierdan su capital, así como que la quita para las participaciones preferentes y las obligaciones subordinadas, que no determina, se aplicará en el primer trimestre de 2013. En un comunicado, el FROB señala que ha adoptado los acuerdos para finalizar la recapitalización de las cuatro entidades que controla, NCG Banco, BFA-Bankia, Catalunya Banc y Banco de Valencia.  De este modo, las entidades del Grupo 1 estarán recapitalizadas a finales de 2012 y, junto con «los ejercicios de gestión de instrumentos híbridos» -en alusión a las quitas que se aplicarán a titulares de preferentes y subordinadas-, cumplirán los requisitos del 9% de capital de máxima calidad y los requerimientos de capital identificados en los ejercicios de resistencia. Las entidades, agrega, recibirán «en los próximos días» un total de 36.968 millones de euros, de los que 5.425 corresponden a NCG Banco.

El capital social de NCG Banco se situará en 1.480.523.979 euros tras la ejecución de las operaciones previstas para la inyección de las ayudas europeas en la entidad, que provocarán que los hasta ahora accionistas  pierdan toda su inversión y sea el Estado el que controle el 100% del banco. De acuerdo con la resolución publicada este jueves por el Banco de España en el Boletín Oficial del Estado (BOE), la valoración del banco gallego arroja una cifra de 3.091 millones de euros en negativo. El valor liquidativo, lo que costaría liquidar NCG Banco, sería de 13.079 millones de euros, según los cálculos de los mismos tres valoradores independientes que analizaron a la entidad.

Las inyecciones de capital se harán mediante operaciones de reducción y ampliación de capital. «Estas acciones se complementarán con los correspondientes ejercicios de gestión de híbridos -participaciones preferentes y deuda subordinada- que se realizarán en el primer trimestre de 2013», indica. Para el caso concreto de NCG Banco, el FROB recuerda que estableció su valor económico en un importe negativo de 3.091 millones de euros y especifica el proceso de recapitalización. Así, indica que primero se reducirá el capital actual a cero para incrementar las reservas voluntarias y estas se aplicarán a la absorción de «los importantes resultados negativos» estimados en el ejercicio y «reconocidos en el plan de resolución de la entidad». A continuación, se procederá a convertir las participaciones preferentes suscritas por el FROB en acciones ordinarias de NCG Banco por importe de 1.162 millones de euros. Esta cantidad se corresponde con la primera ayuda del fondo de rescate estatal, hecha en forma de préstamo en el momento de la fusión de las dos cajas gallegas.

De nuevo, explica, el capital se reducirá a cero mediante el paso a reservas voluntarias para la absorción de las pérdidas. Por último, se realizará una ampliación de capital mediante la suscripción por el FROB de acciones ordinarias de la entidad por 5.425 millones de euros, a través de la aportación de títulos emitidos por el MEDE

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/12/26/galicia/1356551442_892235.html

Bankia se desploma en Bolsa tras señalar el FROB su enorme pérdida de valor


Las acciones de Bankia han iniciado la jornada con fuertes caídas. Poco después de la apertura del mercado se desplomaban más del 14%, aunque una hora después corregían un poco esa bajada, al 12%. Es la resaca del anuncio que ayer realizó el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que señaló que tras realizar tres informes independientes se ha cifrado en valor de la entidad y su matriz BFA en 10.444 millones negativos. El enorme agujero ha llevado a los títulos a cotizar en 0,58 euros.

Lejos queda el valor de las acciones en su salida a Bolsa. En julio de 2011 el precio de los títulos de Bankia era de 3,75 euros. El valor estipulado entonces para la empresa también era bien distinto: cuando la entidad anunció que preparaba su salida a Bolsa señaló que tenía un valor contable de 10.240 millones de euros.

Por su parte, Banco de Valencia se deja al inicio de la mañana de este jueves un 12,62% en el mercado continuo tras conocerse que, una vez determinado el valor de liquidación por un importe negativo de 6.341 millones de euros y para dar cumplimiento al Plan de Resolución que contempla la transmisión de las acciones de la entidad en manos del FROB a CaixaBank, la Comisión Rectora del FROB haya acordado aprobar su balance auditado cerrado a 31 de octubre de 2012, del que se deducen unas pérdidas de 3.310 millones de euros.

Las cuatro entidades nacionalizadas por sus problemas financieros derivados del ladrillo —BFA-Bankia, Banco de Valencia, CatalunyaBanc y NCG Banco— recibirán en los próximos días 36.968 millones de euros de dinero público. El dinero será inyectado una vez que las entidades realicen las operaciones de recapitalización —reducción y posterior ampliación de capital— para reducir sus necesidades de capital. Así, por ejemplo, la recapitalización de Bankia se realizará mediante la emisión de CoCos (obligaciones contingentes convertibles) por 10.700 millones que serán suscritos por la matriz BFA y que se convertirá en capital tras la operación de reducción de capital que previamente realizará la entidad para sanear sus recursos propios. Estas mismas entidades nacionalizadas, también dentro de su plan de saneamiento, han firmado además una transferencia hacia el banco malo, la Sareb, de 37.110 millones de euros en activos tóxicos.

http://economia.elpais.com/economia/2012/12/27/actualidad/1356599151_595491.html

Otra vez más los perjudicados los minoritarios y van………..

Los especuladores buscan el pelotazo en Uralita a golpe de OPA de exclusión


Banesto, Metrovacesa, Aigües de Sabadell, Corporación Dermoestética… ¿y Uralita? Diciembre está siendo un mes de ofertas públicas de adquisición (OPA) en bolsa y el fabricante de materiales de construcción se ha convertido en el nuevo valor bajo los focos. Uralita ha cotizado con una subida del 57,5% en las últimas cinco sesiones tras los rumores sobre una oferta de exclusión. Y lo ha hecho con un gran volumen de negocio.

El lunes cambiaron de manos 516.931 acciones de Uralita en apenas media sesión, ya que por la festividad de Nochebuena la bolsa española cerró a las 14 horas. Tiempo suficiente para que la compañía controlada por la familia Serratosa se apuntara la segunda cifra de contratación más alta del año y una ganancia del 23,6% hasta los 1,78 euros.

Bankia Bolsa, GVC Gaesco y Cortal Consors han sido los mayores compradores desde que comenzó el rally, compensando las ventas de CaixaBank, que desde el día 17 se ha deshecho de más de 60.000 acciones de la compañía.

Los rumores de OPA de exclusión no son nuevos. Ya se dispararon en septiembre, cuando el valor vivió una gran subida vertical, en la que aumentó su cotización más del doble hasta el máximo del año de dos euros, también con un volumen de contratación extraordinario. El rumor nunca se confirmó y el valor emprendió una cuesta abajo hasta alrededor de 1,10 euros en noviembre.

El mercado tiene claro que la OPA de exclusión de Uralita es cuestión de tiempo. Los Serratosa ya realizaron una primera intentona en 2007. Entonces ofrecieron 7,06 euros por acción, pero se quedaron lejos de su objetivo, por lo que el valor ha seguido cotizando en bolsa. Hoy, Nefinsa podría lanzar una OPA a un precio mucho menos gravoso.

Además del 79,06% que controla la familia Serratosa a través de Nefinsa, Caja España de Inversiones tiene un 4,99% y Atalaya Inversiones otro 5%. Por lo tanto, si se descuentan las participaciones de varios consejeros del grupo, el free float o porcentaje de capital que circula libremente en bolsa apenas supera el 5%.

En números verdes

La subida de las últimas cinco sesiones ha devuelto a Uralita a terreno positivo en lo que va de año. Acumula una ganancia del 13,74%. Si la mantiene, romperá una cadena de cuatro ejercicios consecutivos de pérdidas en bolsa.

El grupo, que también está en el candelero como candidato a conseguir un gran contrato de Eurovegas o Barcelona World, sufrió en 2011 una pérdida histórica del 55%. Ya en 2010 perdió un 14,2%, otro 3,77% el año anterior y un 29,3% en 2008.

http://www.cotizalia.com/en-exclusiva/2012/12/27/los-especuladores-buscan-el-pelotazo-en-uralita-a-golpe-de-opa-de-exclusion-7722/

‘Locura Santander’: cualquier cosa es posible en bolsa a un año vista


Los analistas han empezado a dictar sentencia tras el anuncio de que Santander va a engullir Banesto. Si los accionistas de la filial que tienen que valorar las ventajas y las desventajas de dar el salto a la matriz buscan luz en las recomendaciones de los analistas, tienen un problema: la división de opiniones no puede ser mayor y todo es posible para la cotización del banco que preside Emilio Botín a un año vista.

Las cinco firmas que se han mojado en los dos últimos días han puesto negro sobre blanco hasta qué punto la discrepancia entre los analistas es total y absoluta. BPI y Oddo recomiendan comprar, Espirito Santo mantiene el consejo de neutral, y Natixis y Exane BNP Paribas apuestan por reducir o infraponderar. No cabe mayor divergencia.

Más difícil aún es encontrar pistas si se analizan los recomendaciones emitidas durante el mes de diciembre. Ahí, las diferencias son extraordinarias. Entre el precio objetivo de 9,17 euros que le asigna Alphavalue y los 4,30 de Exane hay una diferencia brutal. O un potencial alcista del 54% o una posible caída del 28% respecto a los actuales niveles de bolsa.

“La división es total porque la integración de Banesto abre unas cuantas incógnitas, sobre todo en lo que se refiere a las sinergias en ingresos. No está claro el rumbo de un banco que se enfrenta a grandes retos, por ejemplo, los problemas que puede generar su exposición a Brasil. A muchos nos da miedo; otros creen que no afectará”, asegura un analista de una firma internacional.

De vuelta a la integración de Banesto, mientras que algunas casas se creen a pies juntillas las previsiones sobre ahorros de costes y sinergias previstas por Santander, otras no lo tienen tan claro. Por ejemplo, Ahorro Corporación –que sigue con su recomendación de mantener y está revisando el precio objetivo- pone en duda que se pueda alcanzar la cifra de 100 millones de euros de sinergias en ingresos que Santander prevé para 2015.

“Desconocemos el solapamiento de clientes que pueda haber en la base de pymes y particulares (no creemos que en grandes empresas sea muy representativo) pero, teniendo en cuenta que Banesto ya contaba con elevados ratios de banca cruzada, no vemos demasiado creíble este impacto”. En la misma línea se expresaba este lunes la agencia de calificación Fitch, que, no obstante, cree que la operación tiene todo el sentido estratégico.

Recomendaciones

Por lo tanto, los analistas están totalmente divididos.  De las doce recomendaciones emitidas en diciembre, tres son de compra, cinco de mantener y cuatro de vender o infaponderar. Y sólo cinco de las doce firmas ven el precio objetivo por encima del cierre de ayer -5,96 euros- dentro de doce meses.

Todo un jeroglífico para los accionistas de Banesto, que deben decidir si aceptan la oferta de Santander valorada en 3,73 euros por título. Irán a un banco más grande, por lo tanto, más capitalizado y, por supuesto, mucho más líquido. Pero, a cambio, deberán aceptar el reto de subirse a un tren sin dirección definida, al menos según la opinión de las firmas de análisis que siguen el valor.

En un escenario duro y difícil para todo el sector financiero, las previsiones para Santander no discrepan demasiado de las de su gran rival, BBVA. Al menos, en una primera lectura. En ambos casos, el precio objetivo medio estimado por los analistas y recogido por Bloomberg sugiere que el potencial alcista está agotado. El banco cántabro caería un 2,27% y el vasco un 1,10%.

Sin embargo, las diferencias entre los precios máximos y mínimos previstos por los analistas en diciembre para BBVA no son tan escandalosas. Como en el caso de Santander, la mejor previsión para el otro banco sistémico español es la de Alfhavalue, de 9,04 euros, lo que supone un potencial alcista del 31%.

En el otro lado de la balanza, Société Générale le asigna una caída potencial del 20%. Además, en el caso de BBVA hay cinco recomendaciones de compra en diciembre frente a dos de venta. Un panorama mucho más despejado

http://www.cotizalia.com/en-exclusiva/2012/12/19/locura-santander-cualquier-cosa-es-posible-en-bolsa-a-un-ano-vista-7608/

Bankia tiene un agujero de 13.000 millones que el FROB cargará contra el erario público


El Banco de España ya sabe cuál es el agujero patrimonial que Rodrigo Rato dejó en Banco Financiero y de Ahorro (BFA) antes de su salida forzosa. Según los informes encargados por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), el desfase encontrado en Bankia y en su matriz asciende a unos 13.000 millones de euros, fallido que irá contra las cuentas del erario público.

Fuentes próximas al Ministerio de Economía indican que esa es la cantidad que tanto Nomura como Citi han calculado por la situación de insolvencia que vive el grupo financiero. Los dos bancos de inversión, con el apoyo de la auditora BDO, han hecho un informe en tiempo récord para que el FROB sepa cuál es el valor real de BFA-Bankia de cara a la inyección de capital público con la que se rescata a la entidad.

Urgidos por Economía, Nomura y Citi han realizado esta valoración en apenas dos semanas, ya que fueron contratados en los primeros días de diciembre, como publicó El Confidencial. Debido a esa premura, ambos especialistas se han basado en los estudios que hicieron antes del verano HSBC, Crédit Agricole y Rothschild, que ya advirtieron de que el agujero del grupo era de 13.600 millones.

No obstante, a esa cantidad ha habido que aplicarle los ajustes necesarios por la primera aportación de capital público que hizo el FROB a finales de agosto, cuando le inyectó 4.000 millones a Bankia, la filial, debido a la tardanza en la llegada del rescate europeo aprobado un mes antes. Asimismo, los dos asesores del Banco de España han tomado en consideración las conclusiones de la radiografía que Oliver Wyman hizo al sector a finales de septiembre.

Según esta firma de consultoría, BFA-Bankia tiene unas necesidades de capital de 24.743 millones en el escenario más adverso de su test de estrés, mientras que en la coyuntura base la entidad requiere una ayuda de 13.230 millones. La cifra era 5.743 millones más que los 19.000 millones adicionales que pidió José Ignacio Goirigolzarri cuando asumió la presidencia del grupo tras el despido de Rato.

Las pérdidas esperadas de las carteras crediticias y adjudicados antes de provisiones calculadas por Oliver Wyman con datos a 31 de diciembre de 2011 ascienden a 29.593 millones en el escenario base y a 42.756 millones en el adverso. La estimación que hizo Bankia por los mismos conceptos en mayo pasado eran de solo 34.618 millones.

Protección al minorista, castigo al ciudadano

La conclusión de Nomura y Citi es que BFA-Bankia tiene un desfase de unos 13.000 millones pese a los 4.000 que ya ha recibido. Con esos informes, Luis de Guindos deberá decidir qué fórmula utiliza para la última gran inyección de capital de 14.000 millones. La lógica empresarial indica que los accionistas actuales deberían asumir esas pérdidas, y que el FROB hiciera que suscribiese después la ampliación. Así se va a hacer en Novagalicia en una operación conocida como acordeón.

Pero en el caso de Bankia, para evitar que los minoristas que compraron en la OPV de julio de 2011 lo pierdan todo, lo más probable es que el Estado aporte primero el capital y cargue los números rojos del banco contra las arcas públicas. De esa manera, dará la oportunidad a los particulares que aún tengan acciones a que acudan a la operación con un derecho de suscripción preferente, con el fin último de que no se diluyan todavía más tras perder un 80% de lo invertido.

La misma solución se dará a los preferentistas y a los propietarios de la deuda subordinada. La entidad tiene emitidos 7.000 millones en productos híbridos que tendrán que canjearse por títulos de Bankia con su correspondiente descuento impuesto por la Unión Europea, que está vigilando con todo tipo de detalle el proceso de recapitalización. En suma, el Estado se quedará con el 100% de BFA y con algo más del 90% de Bankia.

http://www.elconfidencial.com/economia/2012/12/19/bankia-tiene-un-agujero-de-13000-millones-que-el-frob-cargara-contra-el-erario-publico-111432/

Banesto se dispara un 18% tras ser absorbido por Santander


Banesto ha celebrado hoy en bolsa la decisión de Santander de absorber la entidad. Sus acciones se han disparado un 18,4% hasta los 3,5 euros por título, cerca del precio que está dispuesto a pagar la entidad cántabra. Por su parte, los títulos de Santander han caído un 1,2%, hasta los 5,83 euros. Ambas compañías han sido suspendidas de cotización antes de la apertura del mercado tras comunicar que el Consejo de Administración de Santander se disponía a aprobar la fusión por absorción de Banesto y Banif, pero han vuelto a cotizar a media mañana.

Se trata de una operación negada en infinidad de ocasiones por el propio Emilio Botín, que se enmarca en el proceso de integración comercial que está llevando a cabo el banco y por el cual va a agrupar bajo la misma marca a Banesto y Banif.
Sin embargo, el fondo de la cuestión persigue dos objetivos. El primero, un ahorro de costes evidente porque Banco Santander es el único que hasta la fecha no ha acometido ningún plan de reestructuración en su red de oficinas para hacer frente a la crisis en España. El segundo, una operación intragrupo que puede generarle importantes plusvalías a falta de conocerse más detalles, según publica El Confidencial.
Así, Santander estaría dispuesto a pagar 3,73 euros por acción de Banesto, lo que supone una prima del 24,9% respecto al cierre del año pasado. «Van a comprar bastante por debajo del valor contable», explica a Cotizalia.com Nicolás López, director de análisis de MG Valores. «Para Santander crea un fondo de comercio negativo, es decir, tiene un impacto positivo sobre fondos propios».
Las acciones de Banesto acumulan una caída del 3,7% en lo que va de año gracias al rally experimentado hoy. Y es que en julio, en plena tormenta en España, cuando el rescate parecía la única salida posible, sus títulos marcaron mínimos históricos en los 1,9 euros. Desde entonces han recuperado un 50% de su valor.
Por su parte, Santander ha sido el banco español que mejor ha capeado la sacudida bursátil de 2012 y sus títulos acumulan una subida cercana al 25% desde el pasado mes de enero.

El negocio de Botín: Santander absorbe Banesto a la mitad de precio de la OPV de 2002


Con tibieza. Así ha recogido la bolsa la noticia de que Banco Santander engulle a Banesto a un precio de 3,73 euros por acción. La filial se quedó este lunes 19 céntimos por debajo del precio ofertado por la matriz, que lejos de recoger las hipotéticas bondades de una operación que, según Santander, generará unas sinergias de 520 millones de euros, perdió un 1,2%. ¿Tiene sentido para los accionistas del hijo Banesto aceptar el canje por títulos del padre Santander? Estas son las claves para tomar la decisión adecuada.

-Más ruido que nueces en el precio. Si se toma como referencia el precio de cierre del pasado viernes, la prima del 25% que paga Santander puede parecer suculenta. Pero no lo es tanto si se tiene en cuenta que los 3,73 euros por título es el precio al que cotizaba Banesto a finales de marzo. Por lo tanto, la primera lectura es que la oferta supone para sus accionistas recuperar casi nueve meses de minusvalías.

Conviene no olvidar que tras la subida del 18,4% de ayer, Banesto sigue acumulando unos números rojos del 5% en lo que va de año. Y desde que empezó la crisis los accionistas del banco pierden un 75% de su inversión. “El precio es más llamativo que atractivo”, asegura el analista Alberto Roldán.

Para muchos accionistas históricos del banco, la oferta de Santander es un pobre consuelo. Es exactamente la mitad de lo que pagaron hace exactamente diez años los inversores que compraron acciones de Banesto en la oferta pública de venta (OPV) a 7,5 euros por acción. En la práctica, la operación de noviembre de 2002 supuso la vuelta a bolsa de Banesto, que hasta ese momento cotizaba con un free float insignificante del 1%.

La oferta no recibió el ‘placet’ de los grandes inversores institucionales. Banesto tuvo que rebajar el precio de la operación, que partió con una horquilla de precios entre los 9,94 y los 8,18 euros. Para evitar el fracaso de la operación, Banesto cambió de planes y colocó el 80% de las nuevas acciones en la red. Muchos de esos accionistas siguen hoy en el capital.

-Tengo minusvalías. ¿Qué hago? Hay dos posibilidades. Una es aceptar el canje por acciones de un grupo mucho más líquido y capitalizado como Santander, pero dentro de un sector con tan poco sex appeal como el bancario. La otra posibilidad es vender las acciones en el mercado a un precio muy cercano al de la oferta y hacer liquidez o cambiar de apuesta en bolsa.

Los analistas consultados por Bloomberg otorgan a Santander un precio objetivo de 5,85 euros, totalmente en línea con el precio de mercado. Con 12 recomendaciones de venta y 9 de compra, la división de opiniones está servida. “Acudir al canje supone entrar en una entidad sistémica, con un potencial alcista reducido en la bolsa y que sufre las dudas sobre la evolución de un mercado tan importante para el grupo como el brasileño. No tiene sentido”, explica Roldán.

En BPI, que da a Santander un precio objetivo de 7,05 euros con recomendación de comprar, la expectativa es exactamente la contraria. “La operación tiene todo el sentido para Santander”, asegura Javier Barrio, que cree que la operación supone para el grupo que preside Emilio Botín el camino más corto para “recuperar cuota de mercado nacional frente al crecimiento de otras entidades como CaixaBank”.

-Tengo plusvalías. ¿Compensa cambiar de valor? La acción de Banesto vivió en septiembre el primer gran rally del año. Desde los mínimos del año a 2,05 euros, el valor saltó hasta los 3,41, en gran parte gracias a los rumores muy fuertes de absorción por parte de Santander, que ahora se ven confirmados.

Los que compraron acciones de Banesto en verano, en plena depresión del valor, y hoy acumulan plusvalías que pueden alcanzar el 80%, se enfrentan a la posibilidad de vender ahora sus acciones y eludir la reforma fiscal que partir del año que viene castiga las ganancias obtenidas en bolsa en el plazo máximo de 12 meses.  Si no creen que el canje es la mejor opción, pueden vender antes del 31 de diciembre y evitar tener que tributar a partir del uno de enero al tipo marginal, que puede llegar al 52%.

Para quienes crean que sí hay valor convirtiéndose en accionista de Santander, no hay prisa. A los doce meses desde el momento de la compra podrá vender en las mismas condiciones que hasta ahora.

http://www.cotizalia.com/en-exclusiva/2012/12/18/el-negocio-de-botin-santander-absorbe-banesto-a-la-mitad-de-precio-de-la-opv-de-2002-7576/

¿Pierde dinero en bolsa este año? Alégrese, pagará un 10% menos con el nuevo IRPF


El endurecimiento de la tributación de las plusvalías a corto plazo que entrará en vigor el 1 de enero pretende formalmente castigar la especulación a corto plazo en los mercados. Sin embargo, incluye un verdadero chollo fiscal: que ahora también habrá minusvalías a ese plazo. Dichas minusvalías podrán reducir el conjunto de la base imponible del inversor (rentas del trabajo, de actividades económicas, inmobiliarias, etc.) hasta un 10%. Y dado que la mayoría de los inversores acumulan pérdidas a corto plazo, puede suponer un duro golpe a los planes del Gobierno de reducción del déficit.

Hasta ahora, no había distinción entre plusvalías a más o menos de un año (herencia de la legislación fiscal del PSOE) y todas pagaban un 21% hasta 6.000 euros, un 25% entre 6.000 y 24.000, y el 27% si superaban los 24.000, después de los recargos introducidos por el Gobierno este año. A partir de 2013, esta escala sólo se aplicará a las ganancias obtenidas a más de 12 meses, mientras que las logradas en un período inferior tributarán al tipo de cada contribuyente, que puede llegar al 52% en la escala nacional e incluso por encima en algunas comunidades autónomas (56% en Cataluña).
Esta medida trata de poner coto a la «especulación», entendida como la inversión a corto plazo -en ese mismo sentido va el mantenimiento de la prohibición de ponerse bajista en bolsa, inversión que el Gobierno también considera especulativa-. Y ha conseguido que España se sitúe como el segundo país de la UE con mayor tributación para estas operaciones, sólo superado por Dinamarca, según un estudio de Ernst&Young. Esto sólo se aplicará a las ganancias y pérdidas patrimoniales, no a los rendimientos del capital (hasta ahora tributaban indistintamente como rentas del ahorro).
Ahora bien, en términos de recaudación, es muy probable que el tiro le salga por la culata al departamento de Cristóbal Montoro. Según distintos asesores tributarios, «se han acabado las plusvalías a corto plazo». «Nadie que acumule ganancias en sus inversiones va a deshacer posiciones antes de un año, sino que va a aguantarlas hasta que se cumpla ese período para poder tributar a un tipo reducido y no al marginal», explica uno de ellos.
Pero la verdadera sangría se va a producir en las minusvalías. La nueva norma permite que esas minusvalías no sólo se compensen con las ganancias obtenidas en otras inversiones, sino con el conjunto de la base imponible del contribuyente. Por ejemplo, una persona que tenga rentas del trabajo por 100.000 euros y que acumule pérdidas a menos de un año de 10.000, sólo tendrá que tributar por 90.000. Y si las pérdidas exceden ese 10% de la base, puede guardárselas para reducir su factura fiscal en los próximos cuatro años.
También se puede bajar de tramo
Las ventajas no terminan ahí: «Al restar de la parte de arriba de la declaración, puedes conseguir bajar de tramo en la escala del impuesto y, por tanto, rebajar el marginal que se aplica al conjunto de tus ingresos», según otra de las fuentes. Es decir, la medida no sólo permite rebajar la cantidad por la que se pagan impuestos sino rebajar también el tipo que se aplica a esa cantidad. «Es mucho más favorable para el contribuyente hacerlo así que restar de la cuota el porcentaje de las minusvalías que corresponda a tu marginal».
Esta situación no es nada excepcional, puesto que el Ibex pierde el 6,2% en 2012, con casos dramáticos como Bankia, que cae casi el 80%, Popular (-70%) y Sacyr (-60%). Incluso se pierde dinero todavía con muchos bonos del Estado, pese a que la recuperación reciente de la prima de riesgo ha reducido las minusvalías acumuladas a mitad de año.
Por tanto, estamos ante una medida que, aunque puede ser eficaz en su fin social -frenar la operativa a corto plazo, con las consecuencias negativas que eso tiene para la profundidad y la liquidez de los mercados-, tendrá un efecto recaudatorio muy pequeño o incluso negativo. Algo parecido a lo ocurrido con la amnistía fiscal, que ha conseguido regularizar patrimonios por al menos 32.000 millones, pero sólo ha recaudado 1.200, menos de la mitad de los 2.500 previstos.

Ence compró al consejero Pedro López Jiménez el 5,12% del capital incumpliendo el acuerdo sobre la autocartera


Gonzalo Garteiz

La empresa papelera y productora de energía, Ence, comunicó hace una semana el 7 de diciembre, que había adquirido a 1,97 euros por acción un paquete de 12,815 millones de acciones de la propia sociedad, el 5,12% del capital, al “accionista significativo” Fidalser, con un desembolso de 25,246 millones de euros.Lo que faltaba en la nota explicativa enviada a la CNMV es que Fidalser es una empresa controlada al 100% por el consejero de la sociedad, Pedro López Jiménez, el siempre fiel socio de Florentino Pérez con quien comparte consejo en ACS. Tampoco se añadía en la nota oficial que Pedro López Jiménez ya no podía ser consejero dominical de la compañía al haberse desprendido de toda su participación.

La creación de la autocartera mediante la compra de acciones fuera del mercado abierto es una práctica de mal gobierno corporativo, y se puede considerar pésima cuando se hace sin transparencia alguna teniendo como contraparte a un consejero. En el caso de Ence se produce además un incumplimiento del acuerdo sobre la autocartera que tomó el consejo tras aprobarse en la Junta de Accionistas celebrada el 24 de julio una autorización para seguir con la política de comprar acciones propias. Hay que recordar que en esa junta se aprobó una reducción de la abultadísima autocartera de la sociedad, mediante la amortización de 7,74 millones de títulos, y la entrega a los accionistas de otras 6,56 millones de acciones, a razón de una por cada 37 títulos poseídos.

El mismo día de la celebración de la Junta, el consejo de administración envió un hecho relevante a la CNMV en el que clarificaba cómo y por qué razón compraría las acciones propias. Anunció el inicio de un Programa de Recompra que duraría hasta el 30 de junio de 2013, un año de duración. Decía el consejo que “las acciones se comprarán de conformidad con las condiciones de precio y volumen establecidas en el artículo 5 del Reglamento CE 2273/2003, y en el Reglamento Interno de Conducta en los Mercados de Valores de la Sociedad.

El reglamento que recoge la directiva de la Unión Europea no hace otra cosa que regular las compras con la máxima transparencia, lo que no se ha producido en la operación de López Jiménez, y el reglamento de conducta de la propia sociedad informa de cómo la dirección financiera de Ence deberá proceder cuando estudie una operación financiera como la reseñada para evitar cualquier filtración que permita a alguien aprovecharse de la información confidencial. No se sabe las medidas tomadas, pero sí que la compra al consejero se hizo al precio más alto de la acción en nueve meses.

El programa de recompra señalado se anunciaba con la finalidad de retribuir al accionista mediante la posterior amortización de la autocartera y señalaba un tope del 5% del capital como máximo a adquirir. Doble incumplimiento si la compra de las acciones de López Jiménez se encuadrasen en este apartado, ya que el paquete supera el máximo y en el comunicado del pasado 7 de diciembre se afirma que “la sociedad mantendrá las acciones (adquiridas al consejero) como autocartera mientras el consejo de administración decide la mejor alternativa con el objetivo de maximizar la creación de valor para sus accionistas”. Se aprecia claramente que esta operación no encaja en una planificación como la descrita en el Programa de Recompra.

Sin embargo, el día de la Junta se anunció que el citado Programa coexistiría con “las operaciones de autocartera realizadas por la Sociedad que tienen como finalidad facilitar a los inversores la liquidez y profundidad adecuadas en la negociación de las acciones”. El consejo de Ence reconocía en septiembre a la CNMV que “no ha suscrito contratos de liquidez como los que regula la Comisión en la Circular 3/2007” si bien la empresa “está adoptando las medidas necesarias para que las condiciones relativas a la operativa de autocartera se ajusten a lo previsto en la citada circular y en el propio reglamento de conducta de la compañía”.

Toda esta operación rezuma oscurantismo y mal gobierno. Cuando un socio significativo quiere vender su paquete, lo que se hace habitualmente es buscar un comprador a través de un banco, pero López Jiménez (dos años y medio en el accionariado) ha encontrado ese banco en Ence, presidida por José Luis Arregui, quien controla el 22% del capital de la compañía, siendo los segundos accionistas, con el 20%, Alberto Cortina y Alberto Alcocer en comandita.

Hay algunas operaciones anteriores de López Jiménez que deben explicarse, especialmente la venta el 5 de octubre de más de 600.000 títulos fuera de mercado, porque quizás también fuera Ence la compradora, ya que la papelera energética suma ya el 7,5% del capital en autocartera. El accionista no tendría que esperar al informe de gestión de dentro de unos meses para que Ence motive las razones por las que ha comprado a López Jiménez su participación, no le ha pedido el cese inmediato, y ha incumplido los acuerdos sobre autocartera que el mismo consejo tomó hace seis meses.

http://www.lacelosia.com/ence-compro-al-consejero-pedro-lopez-jimenez-el-512-del-capital-incumpliendo-el-acuerdo-sobre-la-autocartera/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=ence-compro-al-consejero-pedro-lopez-jimenez-el-512-del-capital-incumpliendo-el-acuerdo-sobre-la-autocartera

Esta operación huele muy mal, no estaría mal que la CNMV investigara todo esto. Parece un nuevo caso de abuso de un Consejero y como siempre los perjudicados son los accionistas minoritarios.

Botín compensa el quebranto sufrido en Valores Santander a un grupo de inversores por temor a las demandas


La venta de productos tóxicos y asimilados por parte de las entidades financieras españolas ha sido masiva, con clientes engañados y burlados por doquier. Algunas entidades han decidido compensar a los damnificados sin ruido, en cierta forma reconociendo la culpa, otras no han podido hacerlo por estar sometidas al escrutinio europeo debido al rescate, y algunas han pagado a quienes metían ruido mediático y dañaban la reputación de la entidad.

El Banco Santander ha sufrido un serio desgaste reputacional a raíz de la venta, prácticamente realizada en las sucursales, de los denominados Valores Santander, con los que el banco recaudó 7.000 millones de euros en solamente 7 días hábiles entre 129.000 clientes del banco con los que financiar su parte en la compra del ABN Amro.

Los denominados Valores Santander eran unas obligaciones forzosamente convertibles en acciones en cinco años, que ocasionaron un quebranto considerable a sus tenedores, ya que frente a un precio de conversión fijado en 12,96 euros, la acción cotizaba a 5,9 euros en el momento del canje definitivo, fijado en el 4 de octubre de este año, lo que supuso un quebranto superior al 50% para los ahorradores.

La Celosía ha sabido que la amenazas de demandas penales contra la entidad y sus dirigentes, además de las denuncias de presuntas irregularidades tanto en la comercialización del producto como en la contabilización de los 7.000 millones ingresados en el balance del Santander, ante las autoridades pertinentes, Banco de España, CNMV, EBA y la estadounidense SEC, dieron resultado.

Emilio Botín encargó al despacho de abogado Uría Menéndez, que trabaja como asesor legal externo del banco en muchos casos, que negociase uno a uno, con los más de 200 clientes que se habían conjurado para dar la batalla legal y penal contra la entidad y sus dirigentes. La estrategia marcada por el banco y su bufete legal ha sido la de diferenciar “entre inversores y ahorradores”, según ha explicado a La Celosía uno de los afectados.

El Santander había informado en sus comunicados a la SEC que los Valores Santander solamente se venderían a “inversores profesionales”, “con experiencia inversora profesional”, perfil que difícilmente justificarían una gran parte de los 129.000 atrapados en el activo híbrido. Cuando el banco volvió a informar a la SEC del éxito de la comunicación olvidó decirle que los inversores eran “clientes” del banco.

Esta diferenciación, absolutamente arbitraria, según otros testimonios, dio como resultado que dos tercios de los damnificados rebeldes fueran compensados cobrando las cantidades desembolsadas, habiéndose negado el banco por ahora a indemnizar al resto.

Sin embargo, el Santander no ha cerrado todavía los problemas legales generados con esta emisión. Aunque el Banco de España ha hecho oídos sordos de las denuncias de los inversores en los Valores Santander tratando de pasar la pelota a la CNMV y contestando con meses de retraso e incluso en fechas ya posteriores a la conversión obligatoria, el regulador bursátil de Estados Unidos, SEC, mantiene abierta la investigación de los hechos denunciados.

El Banco de España, en cartas a los afectados asegura que no ha encontrado indicios de incumplimientos de “materialidad suficiente” como para abrir expediente al banco que preside Emilio Botín, al que le ha permitido continuar al frente de la entidad a pesar de su incontinencia defraudadora fiscal, que al parecer no afecta a la honorabilidad para ser banquero. El Santander financió con crédito del propio banco a inversores y ahorradores de Valores Santander que se lo pidieron, lo que a la postre supone una clara heterodoxia en la captación de recursos propios, ilegal en Estados Unidos y Gran Bretaña.

La contabilización de los 7.000 millones en el balance del Santander ha sido puesta en cuestión ante  la SEC, ya que el banco utilizó una filial para suscribir primeramente las obligaciones, sin que figure esa asistencia financiera en el balance, y tampoco con posterioridad se modificase el valor razonable del activo, cuando las obligaciones se depreciaron más de la mitad.

Si el banco iba a canjear obligaciones por acciones valoradas a 12,96 euros, pero en el mercado valían menos de la mitad, se debería haber ajustado el valor razonable, y en la cuenta de resultados reflejar el beneficio. La SEC mantiene la reserva sobre el estado de la investigación.

http://www.lacelosia.com/botin-compensa-el-quebranto-en-valores-santander-a-un-grupo-de-inversores-activistas-que-le-denunciaron-en-la-sec/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=botin-compensa-el-quebranto-en-valores-santander-a-un-grupo-de-inversores-activistas-que-le-denunciaron-en-la-sec

Deloitte comete las dos mayores pifias de auditoría del año, Bankia y Autonomy


Gonzalo Garteiz

La empresa de auditoría, consultoría, servicios legales y lo que le manden, Deloitte, una multinacional que absorbió a la mayoría de los socios de la desaparecida Arthur Andersen, cuando ésta desapareció a raíz del escándalo de la quiebra no advertida de Enron, se enfrenta a un vía crucis como responsable de las auditorías más escandalosas del año, la del banco español Bankia y la empresa de tecnologías de la información británica, Autonomy.

El auditor de Bankia, Francisco Celma, uno de los pesos pesados de la filial española y de los arturos que repescó Deloitte, heredó la auditoría de Bankia porque llevaba visando las cuentas de Caja Madrid, el principal socio del banco que presidió Rodrigo Rato hasta su intervención, desde el año 1998, la friolera de 14 años, una temporada quizá excesivamente larga. Su predecesor era Fernando Ruiz, actual presidente de Deloitte España.

Celma tiene que declarar en sede judicial lo que aconteció para que un banco que salió a Bolsa en el mes de julio del año pasado y presentó unas cuentas con beneficios de más de 300 millones en febrero las convirtiera luego en unas pérdidas de 3.000 tras una reformulación aprobada por el nuevo presidente José Ignacio Goirigolzarri.

El auditor tendrá que declarar sobre lo hablado con el Banco de España en esas charlas previas a las presentaciones de cuentas de las entidades financieras, lo que podría poner en aprietos al anterior Gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, siempre dispuesto a darle hilo a la cometa, en este caso un globo que costará a los ciudadanos decenas de miles de millones de euros.

Por el momento no ha salido muy favorecido de la declaración ante el juez del ex ministro de Interior, Ángel Acebes, quien, por otro lado, tras el papelón que hizo con el atentado del 11M no tiene demasiado crédito. Acebes, al igual que otros consejeros de Bankia que han pasado por el juzgado echa balones fuera y carga el muerto al auditor, de quien dice que en una reunión celebrada el 26 de marzo, le apuntó que estaban pendientes algunos temas tratados con la dirección por el plan de recapitalización planteado al Banco de España, pero nunca le planteó objeciones como las que indican las pérdidas astronómicas declaradas más tarde.

El problema de Deloitte y del auditor es que llueve sobre mojado, y los accionistas de las compañías esperan que las auditorías reflejen fielmente la situación de la empresa, cosa que en muchas ocasiones no curre, y sospechan con razón que la relación entre gestores y auditores queda viciada por la excesiva prolongación de los contratos y sus emolumentos.

En el caso de Bankia, Deloitte obtuvo unos ingresos notables el pasado año, que se desglosan así. Por las cuentas anuales de la matriz y del grupo, así como de las cuentas semestrales, ingresó 1,663 millones. Por la auditoría y la revisión de los estados financieros de las entidades integradas en el grupo (150), 1,416 millones de euros. Por otros servicios de verificación o asimilados a la auditoría, requeridos por los cambios normativos decretados por el BE, 427.000 euros. Por otros servicios profesionales, sin especificar, pero que bien pudieran ser los de asesoría legal y política de remuneraciones, 674.000, de los cuales sí especifica que 172.000 son de asesoría fiscal.

Como el año pasado fue excepcional para Bankia, debido a su funesta salida a Bolsa, Deloitte cobró otros 2,3 millones de euros por servicios no recurrentes de auditoría y revisión. En total, algo más de 6,5 millones de euros. La entidad presidida por Rato solamente gastó en otras firmas de auditoría distintas a Deloitte la cantidad de 130.000 euros.

En definitiva, Deloitte tenía un buen negocio con Bankia, aunque claramente inferior al que mantiene con el Santander, entidad con un balance cuatro veces superior al banco de Goirigolzarri. La entidad presidida por Emilio Botín pagó el año pasado 47,4 millones por servicios de auditoría y 6,4 millones por otros, fiscales e indeterminados. En total 53,8 millones, casi 9 veces lo abonado por Bankia, contando el gasto extra de la salida a Bolsa.

En España, por ahora se dilucida en el juzgado de Fernando Andreu, el juez que por una acción negligente ha tenido que dejar en la calle a los presuntos integrantes de la mafia china, la responsabilidad por la quiebra de Bankia, pero hay otro juzgado mercantil en el que se tramita una demanda contra Celma y Deloitte.

La auditora tiene también un boquete abierto en Inglaterra por ser Deloitte la compañía que revisaba las cuentas de Autonomy, una empresa de informática vendida en octubre del año pasado por 11.000 millones de dólares a una compañía aparentemente seria como es Hewlett Packard.

Resulta, que un año después, HP, que está auditada por otra de las cuatro grandes que dominan el mercado mundial de este negocio, Ernst &Young, se ha visto forzada a eliminar varios miles de millones de dólares del valor imputado en libros a Autonomy, tras detectar irregularidades en la contabilización de los ingresos de la compañía británica comprada. HP contrató los servicios de otra grande, KPMG, cuando compró la compañía, pero al parecer ésta no encontró los agujeros desvelados ahora por la cuarta auditora del grupo, PwC, que fue encargada de supervisar las cuentas hace unos meses.

Deloitte tendrá que explicarse ante la autoridad británica que investiga los fraudes, la Serious Fraude Office, ya que HP ha pedido su intervención. También la institución que controla a las empresas cotizadas, la SEC,intervendrá. De momento, todo se ventila por la vía institucional, pero los fondos activistas invertidos en HP están a la espera de tener novedades para acudir a los juzgados

http://www.lacelosia.com/deloitte-comete-las-dos-mayores-pifias-de-auditoria-del-ano-bankia-y-autonomy/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=deloitte-comete-las-dos-mayores-pifias-de-auditoria-del-ano-bankia-y-autonomy

Sabadell CAM no resarcirá a los empleados que compraron cuotas, pero compensará a los clientes, segun recoge ABC en declaraciones de Josep Oliu


ABC | D. M./M. A. R. | ALICANTE Día 01/12/2012

El banco solo estudia compensar a los clientes que no  recibieron una información adecuada

El Banco Sabadell CAM ha dejado la puerta abierta a compensar  a los clientes que han perdido una parte de sus ahorros en la compra de cuotas  participativas de la antigua caja de ahorros de Alicante, siempre que se  acredite que no recibieron una información adecuada sobre las características de  este producto financiero.

 

En cambio, la entidad que preside Josep Oliu no se plantea dar  un trato privilegiado a sus propios empleados en este aspecto. Bajo la  presidencia de Modesto Crespo, Caja Mediterráneo (CAM) movilizó a su red de  oficinas para que la emisión de cuotas participativas fuera un éxito: la  plantilla de las sucursales no sólo recibió instrucciones precisas para colocar  las cuotas entre sus clientes, sino que también fue invitada insistentemente a  adquirir participaciones a título personal, como una muestra de confianza en la  rentabilidad de la entidad.

 

La dirección de CAM también regaló cuotas participativas a sus  trabajadores en dos ocasiones, como una forma de premiar su productividad y  compromiso de la caja. Como resultado de todo ello, buena parte de los empleados  de la antigua entidad alicantina son titulares de cuotas participativas de CAM  cuyo valor económico ha quedado reducido a cero tras la intervención del Banco  de España.

 

Conocían los riesgos

En este caso, el equipo directivo del Sabadell CAM no tiene  prevista ningún tipo de compensación a los trabajadores afectados, porque  considera que tenían los conocimientos y la información necesaria para ser  conscientes de los riesgos que entrañaba este producto  financiero.

 

En  cuanto a los clientes afectados, Sabadell CAM no descarta ofrecerles algún tipo  de contraprestación en los casos puntuales en los que se acredite que no fueron  informados adecuadamente sobre los riesgos contraídos.

 

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, destacó ayer  precisamente en Alicante que la entidad ha conseguido recuperar 3.500 millones  de euros de los 7.500 que había perdido la antigua CAM. De esta cifra, el 25 por  ciento han correspondido a clientes que han vuelto tras haber perdido la  confianza en la antigua caja, otro 25 por ciento a nuevos clientes, y el 50 por  ciento restante a clientes que mantenían parte de sus depósitos y que ahora los  han ampliado.

 

NOTA DE  AIVCAM

Recomendamos  a los clientes de SabadellCAM que aun no  han sido incluidos en la ‘Campaña de Vinculación’ de la cual ya se han  beneficiado muchos clientes desde antes del verano,  que presenten una copia de este artículo  a los directores de las rerspectivas oficinas para exigir cumplan las palabras  de Josep Oliu y les den la solución de la que otros clientes ya se han  beneficiado (23’5% de lo invertido en acciones del Sabadell u  otras…)

Bankia se desploma un 25% en bolsa, su mayor caída de la historia


La macroampliación de capital de 10.700 millones de euros va dejar en casi nada el valor de las acciones de Bankia. El Banco de España reconoció ayer esta dura realidad y la acción del banco que preside José Ignacio Goirigolzarri se ha desplomado hoy un 25,3% hasta los 0,7 euros por acción. Es su mayor caída en bolsa y son los niveles más bajos desde el pasado mes de julio, cuando todo el sector financiero español tocó en bolsa firmando sus mínimos del año.

La ampliación de capital que dará entrada al Frob en el capital será extraordinariamente dilutiva. De su valoración económica dependerá la pérdida definitiva. Los inversores están deshaciendo posiciones a toda velocidad ante el reconocimiento oficial de que van a sufrir números rojos muy significativos. Tanto es así que la caída de hoy ha sido la mayor en la todavía corta historia bursátil del valor. Hasta ahora, su mayor descenso había sido del 19,8%, el pasado 10 de agosto.

El impacto también afectará a los dueños de preferentes y deuda subordinada de la entidad. Estos títulos serán canjeados por acciones de Bankia. No obstante, el Banco de España ha explicado que esta permuta se producirá después de la ampliación de capital con el objetivo de que estos inversores no reciban el doble impacto de la ampliación y el de la quita.

Con la caída de hoy, el banco acumula ya una caída superior al 75% sólo en lo que va de año. La pérdida adicional que tienen que asumir los accionistas es una imposición de Bruselas, que siempre ha defendido que los accionistas tiene que cargar en sus espaldas con la pérdida que les corresponde en función de las pérdidas acumuladas. Quienes decidan seguir en el capital o se vayan a incorporar a través de los canjes de productos híbridos deberán realizar un acto de fe. El grupo prevé empezar a devolver las ayudas en 2015.

Si Bankia es el gran perdedor en el Ibex, otro valor nacionalizado y vendido esta misma semana a CaixaBank, Banco de Valencia,ha caído un 24% en el mercado continuo hasta los 0,09 euros. Los accionistas del banco levantino también van a perder todo el dinero invertido en la entidad.

El precio pagado a cargo de las arcas públicas por el banco ha sido muy caro: cerca de  8.500 millones en ayudas procedentes del Estado y de Bruselas,  parte de las cuales son a fondo perdido. El FROB, que intervino  el Banco de Valencia el 21 de noviembre de 2011, le prestó en primer lugar  una línea de crédito de 2.000 millones para garantizar la  posible retirada de dinero de sus depositantes.

A la vez, aprobó una inyección de capital público de hasta 1.000  millones, que finalmente se ejecutó el pasado mes de junio tras la  autorización por parte de la Junta general de accionistas. Y ahora, ha decidido  concederle otros 4.500 millones para convencer a alguno de los  potenciales compradores de la bondad de la compra. Esa liquidez en forma de  recursos propios procede del rescate de la Unión Europea que, por tanto, tendrá  que ser devuelta pasados unos años

http://www.cotizalia.com/en-exclusiva/2012/11/30/bankia-se-desploma-un-25-en-bolsa-su-mayor-caida-de-la-historia-7219/

Parece que como siempre los accionistas serán los grandes perjudicados

Los exconsejeros de Bankia pidieron al dimitir que se les exonerara de responsabilidad


El Consejo de Administración de Bankia en el que se formalizó la sustitución de los consejeros de Rodrigo Rato por los del nuevo presidente, José Ignacio Goirigolzarri, se desarrolló con enorme tensión tras conocerse que las cuentas de 2011 que arrojaban unos beneficios de 300 millones de euros se habían reformulado y reconocían pérdidas de casi 3.000 millones. Los consejeros salientes acusaron a la auditora Deloitte de no haberlos informado de la situación de la entidad, y reclamaron que en el acta de la reunión constase que no tenían ninguna responsabilidad en lo ocurrido para no poner en duda su reputación.

Estos hechos aparecen recogidos en el acta número 23 del consejo de administración celebrado el pasado 25 de mayo que ha sido remitido al juez Fernando Andreu, instructor del “caso Bankia”. Tras un tenso debate, los nueve consejeros salientes pidieron que en el mismo figurase lo siguiente: “De conformidad con lo que se nos ha solicitado, presentamos nuestra dimisión como consejeros de Bankia. En ningún caso nuestra dimisión implica reconocimiento por nuestra parte de responsabilidad alguna, bien por la adopción de algún acuerdo que pudiera considerarse contrario al interés social, bien por omisión de la diligencia debida en el desempeño de nuestro cargo”. Antonio Tirado Jiménez, uno de los consejeros salientes, pidió que constara también por escrito el compromiso del nuevo consejo de suscribir una póliza de seguro “para asegurar la responsabilidad civil de consejeros y exconsejeros”.

El exministro Virgilio Zapatero fue uno de los primeros en acusar a la auditora Deloitte de haber formulado unas cuentas con beneficios reformuladas días después en pérdidas. “Ha sido el auditor externo, tanto de Caja Madrid como de las cajas integrantes del SIP, de BFA, de Bankia y de su salida a Bolsa, y nunca ha puesto ninguna salvedad o limitación. Ahora, sorpresivamente, cambia sus estimaciones y nos habla de problemas en las cuentas formuladas en 2011. Si hace años hubiera planteado una actuación tan exigente como la de ahora, con toda seguridad la entidad no se encontraría en esta situación”.

Tampoco se mordió la lengua el también consejero saliente José Manuel Serra Peris que dijo que si había firmado las cuentas de 2011 presentadas en marzo fue porque el propio Comité de Auditoría y Cumplimiento de Bankia les trasladó previamente que Deloitte “no contemplaba la existencia de ningún problema (…) Esa es la cuestión de fondo importante, y no cómo se redacte, so pena de que tengamos que pasar a grabar las sesiones del Consejo de Administración para poder efectuar una transcripción literal de todos los intervinientes”.

Francisco Celma, auditor de Deloitte, convertido en el centro de las críticas de los consejeros, negó que hubiese entregado un borrador de informe reconociendo unos beneficios de 300 millones, como le reprochaban, y que las únicas cuentas informadas eran las que se sometían en esa sesión al Consejo de Administración. Su intervención queda recogida así en el acta: “El señor Celma manifiesta no haber emitido en ningún momento un borrador del informe de auditoría sobre las cuentas anuales de 2011 previo al presentado hoy”.

Alberto Ibáñez, presidente del citado Comité de Auditoría de Bankia y otro de los consejeros salientes, desmintió al auditor y dijo que sí había remitido al Comité de Auditoría y Cumplimiento la documentación referida, además de haberle asegurado que no existía salvedad o limitación alguna, lo que trasladó al resto del consejo el 28 de marzo para que las cuentas fueran aprobadas. “Si bien en la documentación remitida al Comité de Auditoría hacía referencia a cuestiones pendientes, el auditor no hizo ningún énfasis en los mismos”. Celma, a su vez,  manifestó que no toda la documentación requerida a la entidad les fue facilitada, lo que imposibilitó la entrega en plazo del borrador de informe de auditoría.

Las nuevas cuentas

El problema no solo era que hubiesen aprobado las cuentas de 2011 sin conocer el borrador de informe de auditoría, sino que en la sesión que se celebraba en ese momento el consejo tenía que aprobar la reformulación de las mismas, cuyo informe les acababa de ser facilitado, reconociendo ya unas pérdidas de tres mil millones, como paso previo a su dimisión y posterior nombramiento del nuevo consejo. El consejero José Manuel Serra requirió a Francisco Celma para que asegurara y quedara constancia en el acta, que la reformulación de las cuentas que iban a aprobar era consecuencia de hechos posteriores al cierre el 31 de diciembre de 2011. Hechos imprevistos como la evolución del mercado, las recomendaciones y decisiones de organismos y supervisores, el deterioro de la situación económica y los cambios regulatorios.

Arturo Fernández, Alvaro Ulloa y Claudio Aguirre, tres de los dimisionarios, se sumaron a las críticas de sus compañeros hacia Deloitte. Éste último criticó también el procedimiento seguido para el cambio de consejeros, porque cuestionaba “la reputación de los mismos (los salientes)”. Aguirre añadió a modo de reflexión que los 19.000 millones de euros que necesitaba Bankia eran muy elevadas y “será difícil para el Gobierno de España poder hacer frente a esta ampliación, lo que puede aumentar considerablemente el riesgo de intervención”. El consejero aludió también a las enormes pérdidas que iban a sufrir los accionistas minoritarios, y anticipó posibles demandas contra la entidad.

Goirigolzarri aclaró que el montante de capital que iba a ser inyectado en Bankia se había examinado “conjuntamente con el Banco de España y el Ministerio de Economía y Competitividad, interviniendo Goldman & Sachs como asesores externos del ministerio”. Respecto a que la formulación de las cuentas de 2011 se hubiese realizado sin disponer del borrador de informe de auditoría, dijo que era “una circunstancia atípica, sin perjuicio de presumir que los miembros del Consejo han actuado con la mejor intención”.

Antes de abandonar la sesión, los consejeros salientes acordaron por unanimidad renunciar a las retribuciones variables en metálico y a las remuneraciones en acciones, y solicitaron que se informara de ello a los medios de comunicación para que fuera conocida por la opinión pública. Goirigolzarri accedió y les agradeció la colaboración recibida de todos ellos, y su “profesionalidad y ayuda”. En el discurso que pronunció ante la Junta General de Accionistas del 29 de junio de 2012, un mes después del conflictivo consejo de administración relatado hasta aquí, Goirigolzarri dijo a los accionistas que le preguntaron por las eventuales responsabilidades de los anteriores gestores, que no dudaría en actuar contra ellos, aunque en ese momento no existían pruebas para imputarles ningún delito. “En aquellos casos en los que Bankia sea o pueda ser parte de la acción judicial, ejercitaremos la legítima defensa de nuestros derechos, siempre lógicamente dentro de la más estricta aplicación de la legalidad (…)  El ejercicio de una posición procesal activa por parte de Bankia requerirá lógicamente que resulte acreditado algún tipo de infracción que afecte a Bankia, y tengo que decir con claridad, que con la información de que disponemos en este momento, este no es el caso. Y tengo que decir con claridad, que si en un futuro apareciese esa información en ese sentido, lógicamente lo pondríamos en conocimiento de las autoridades o reguladores que correspondieran”. Nada de eso ha ocurrido.

http://www.elconfidencial.com/espana/2012/12/01/los-exconsejeros-de-bankia-pidieron-al-dimitir-que-se-les-exonerara-de-responsabilidad-110250/

En BANKIA hay muchas cosas que aclarar y muchas responsabilidades que asumir.Esperamos que la presidenta de la CNMV esté a la altura de la grave situación, que parece que nadie ha producido, pero que los accionistas minoritarios están viendo su inversión perdida.

Espremos que no se cumpla el dicho » Entre todos la mataron y ella sola se murió»